5/1/17

NOCHE DE REYES 2017


Si existe un día mágico ese es sin duda el Día de Reyes. Y si existe un momento que compila toda la ilusión y toda la emoción de la infancia es sin duda la noche de Reyes. Esta noche.
Todos nuestros sueños, todas nuestras ilusiones de niños se agolpan esta noche con la esperanza de que sus Majestades hayan sido tolerantes con nuestras infinitas debilidades y faltas y hayan atendido, al menos, algunos de esos sueños.
Desde estas lineas queremos dar las gracias a todos los amigos que tanto en nuestro trabajo como en  nuestra afición de coleccionar soldados de plástico, nos han acompañado durante estas singladuras a veces difíciles, a veces duras, pero siempre llenas de buen ánimo y positiva alegría. A todos muchas gracias por estar ahí cada día.

Y como cada año, como siempre,  te deseamos amigo lector, allá donde te encuentres, que todo sea siempre, COMO DESEES.






Sus Majestades han sido generosos con nosotros y nos han hecho llegar anticipadamente, con el correo de la mañana, estas preciosas piezas.
Representan, quizá con mas precisión que otras y por eso están aquí, nuestra infancia de juegos con los soldados.
La Policía Montada de Reamsa, la figura referencia 1, el original, el primero. Nunca fue muy jugable pero tiene una magia especial que hace que siempre que la veo tenga la tentación de conseguirla.
Y Aníbal de la caja de Rojas y Malaret "La batalla del Metauro", el Juego de Mayores. Una joya de la industria juguetera española que llenó horas de juego iniciando en nosotros la afición por los wargames. Esta un poco dañado pero pronto será reparado y ocupará con todo merecimiento su puesto junto a sus hermanos.


Y este maravilloso villancico es el que mejor representa ese mágico momento en el que los Reyes aparecen por la mañana  del día 6 llegando al cine Capitol de Bilbao donde todos los niños les estábamos esperando para recibir, de su propia mano, los regalos que la empresa de nuestro padre entregaba  a los hijos de sus empleados. Hoy es el día que no he olvidado ese momento y quizá por eso todavía sigo sintiendo esa magia.